SOBRE “Estruendomudo”

La editorial dirigida por Alvaro Lasso celebró hace unos meses, cinco años de creación. Con más de cuarenta títulos publicados Estruendomudo es todo un referente a lo que concierne a una editorial independiente peruana. Uno de sus próximos proyectos es la publicación del libro “El juego del ahorcado” de la autora española Imma Turbau, en asociación con el Centro Cultural de España.

Conversamos con su artífice quien nos cuenta sobre la labor de editor, la trayectoria de Estruendomudo y algunos de sus proyectos.

 

Anuncios

7 comentarios

  1. esta es una editorial peruana??

  2. Soy poeta innata, jubilada de 73 años, recidente en Arica-
    chile.ydeseo publicar,tengo13 obrqas editadas e inscritas y los comentarios son muy buenos.
    he participado en muchos encuentros literarios. Mis obras son poemarios y cuentos cortos.. confio en ustedes–
    gracias.

  3. Tengo un libro por publicar muy interesante (para mi) tiene la opción de ser botado al tacho de basura como tambien elevarse a una buena altura. Puedo enviarles un cd !! podría pagar unos centavos para haya un animosos que lea y de un comentario. Me gustaría. La juventud de ustedes es buena cosa, me gusta vuestro entusiasmo y…les triplico la edad.

    Ah…no soy detective, su dirección solo existe en ustedes y no en el internet manden la dirección para visitarlos. Otra cosa -sin vanidad alguna- tengo dos libros publicados y QUE NO SUFRIERON PERDIDAS ECONOMICAS

  4. Tengo un libro por publicar muy interesante (para mi) tiene la opción de ser botado al tacho de basura como tambien elevarse a una buena altura. Puedo enviarles un cd !! podría pagar unos centavos para que haya un animosos que lea y de un comentario. Me gustaría. La juventud de ustedes es buena cosa, me gusta vuestro entusiasmo y…les triplico la edad.

    Ah…no soy detective, su dirección solo existe en ustedes y no en el internet manden la dirección para visitarlos. Otra cosa -sin vanidad alguna- tengo dos libros publicados y QUE NO SUFRIERON PERDIDAS ECONOMICAS. En pequeño por supuesto, 500 ejemplares y punto. Arequipa está cerca y lejos a la ves. Ustedes digan

    MANUEL PASTOR

    • La muerte criminal anda suelta, eche a rodar la bola, difunda el rumor en el ambiente cultural que nos une.
      Cuando la cultura se degrada viene la más profunda decadencia en el ambiente que la comunidad respira. (Comunidad, término éste que implica una común unidad en torno a la cultura sobre la cual se erige). Eso es lo que vivimos en la actualidad. Todo tiene una génesis cultural como punto de partida. A todos se les puede imponer una creencia común desde el poder dominante.
      Quienes ordenan los crímenes echan a rodar la bola, propagan la idea de que su acción es benéfica, difunden un argumento metafísico de justificación según el cual, quienes disparan sus armas contra el inerme muchacho que consume alucinógenos está limpiando la ciudad de malandros, está barriendo las calles y los parques de seres que afean el ambiente. Que dañan el decorado, con el cual ocultan la podredumbre de este sistema opresor, los dueños de la maquina moledora de seres humanos. Los que se ufanan de defender las instituciones democráticas legalmente constituidas “entre columnas de sangre y de números, entre huracanes de oro y gemidos de obreros parados que aullarán, noche oscura, por su tiempo sin luces, ¡oh salvaje Norteamérica! ¡oh impúdica! ¡oh salvaje, tendida en la frontera de la nieve!” como bien lo anticipara García Lorca en su poemario Poeta en Nueva York
      Existe un presentimiento general de que puede haber un conocimiento más elevado de lo que nos pasa. De que su procedimiento es el más seguro. De que lo que ordenan los amos está bien y que ellos saben muy bien lo que hacen. Las especulaciones tienen receptores que las difunden. La cultura del sicariato está inserta en la creencia de que quien paga no se unta las manos con la sangre de sus víctimas.
      Ser joven en cualquier momento de la historia ha significado siempre ser inexperto para afrontar los peores momentos de la vida. Eludir, evadir, salir del paso en la inmediatez, con los mínimos recursos posibles, es dejar ver el desconocimiento del joven para afrontar problemas. Por ello se juntan. Hacen causa común en la inocencia de evadir la tosca realidad, que no soportan, en los alucinógenos.
      Quienes producen esta vil mercancía saben que hay un clima propicio para aumentar su productividad, para intentar saciar su sed de ganancia. Todos los días necesitan más y más adictos. Necesitan aumentar el número de consumidores, de drogadictos. A su vez necesitan tener más poder, más influencia sobre los demás propietarios, más capacidad de sobrepasarlos. De asociarse con los amos tradicionales en condiciones de mayor favorabilidad. Constantemente contratan intermediarios de su negocio. Grandes y medianos distribuidores que los alejen de la influencia directa, de la relación directa con los consumidores.
      El tráfico o circulación de mercancías, se extiende al tráfico de influencias. Y ese tráfico se amplía a la mentalidad de la comunidad de jóvenes. La inocencia del joven, lo hace presa fácil de tal influjo. Por tanto es muy fácil para un productor de mercancías con alta rentabilidad, como lo son los alucinógenos, influenciar a otros para que participen del negocio y lo mantengan lo más alejado posible de los distribuidores minoritarios y a su vez de los viejos y nuevos adictos. Más alejados de la realidad de quienes prefieren evadirse de la terrible situación de esta cultura putrefacta, donde lo que se puede escapar a su dominio es muy poco. La niña que distribuye golosinas, en cuya base se aloja la sustancia adictiva, a sus compañeras de colegio, se convierte en instrumento, en una operaria más del sistema criminal de contratación de los grandes productores de mercancías nocivas para la vida humana.
      Los jóvenes que prefieren espantarse de este mundo de injusticias, son fácilmente influenciables. Y este es un aspecto de la cultura dominante que favorece profundamente a los grandes potentados. Con este aspecto cultural de lo que significa ser joven en un mundo como el actual, los grandes productores de la nefasta mercancía promueven el consumo aprovechando todos los ingredientes que brinda un tejido social degradado, una comunidad enferma en la génesis que la une, que la comunica. Una comunidad desecha en lo que la hace común.
      Entonces el malestar en la cultura, el dolor espiritual que aqueja el pensamiento, se encuentra con la droga, con el fármaco que le permite, falsamente, metafísicamente, esquivar todos sus males. Eso pasa con los jóvenes en esta sociedad. Están expuestos a la influencia de un pequeño grupo de criminales que producen una mercancía dañina para el ser humano, pero benéfica para las arcas de quienes gobiernan el mundo de las mercancías, que es este mundo en que vivimos. De modo que en cada momento en que un joven o niño se suma al mundo de los consumidores, aumenta el beneficio para los productores que en últimas son los que patrocinan a los gobernantes.
      Entonces los trabajadores y los hijos de los trabajadores llevan la peor parte. De manera inocente unos jóvenes inducen a otros, sin darse cuenta que los beneficiados aumentan con ello su poder de opresión sobre los de su clase. Cuando un nuevo joven cae a la drogadicción, cuando un nuevo miembro de la sociedad se vuelve adicto a este tipo de mercancías, los productores de esta criminal mercancía, multiplican sus ganancias.
      Los productores, los grandes magnates, no tienen necesidad de diseñar un plan para multiplicar el consumo de su mercancía. Para ello tiene sus tecnócratas y sus ingenieros de ventas. Por cada diez inducidos, pueden desechar un propagandista, un influenciador, un consumidor, un microdistribuidor. Y por cada asesinato de un joven que patrocinen, obtienen una posibilidad menos de ser desnudados como los promotores principales de la muerte criminal.
      No son sombras
      Son pirañas que devoran bosques y selvas
      Son buitres que devastan praderas
      Son hienas que convierten inmensos lagos
      En tendidos desiertos.
      Dioses del agua embotellada
      descendidos de una matriz cualquiera.
      Convierten la tierra en esqueleto envenenado
      Vertiendo sus venas a cifras bancarias.
      ¿Cómo descifrar el enigma de sus pétreas angustias?
      ¿Qué saben estas sabandijas de la profunda respiración de las plantas?
      ¿Qué de los milagros que cada día nos brindan los últimos bosques de niebla?
      Su oscura presencia solo sabe multiplicar el dolor
      Alargar el precipicio que ahoga el oxigeno
      Arruinar el recuerdo de la aurora
      Ahogarse, como aves voraces, en la propia sangre del hombre
      Al que saquean la vida.

  5. ¿Para qué sirve la ciencia de Harvard a los jóvenes amenazados?
    Yo tenía veinte años.
    No permitiré que nadie
    diga que es la edad más
    hermosa de la vida.
    —Paul Nizan,
    Aden Arabia, 1966

    ¿Qué conocimiento tiene el joven de la vida? ¿cómo funcionan sus sentidos? ¿de qué manera percibe el mundo que lo rodea? ¿puede para el joven existir un conocimiento más alto, más seguro que el que depende de sus sentidos? Un joven por su inexperiencia tiene más posibilidad de cometer errores. Pero ¿quién los comprende? ¿Qué conciencia de sí acompaña al joven en su inocencia ante la vida? La posibilidad de error acecha al joven más que al adulto. Pero el error no es algo voluntario. El error tiene la virtud de inducir a la búsqueda de conocimiento.

    Vivimos en una sociedad donde se forma a las nuevas generaciones con métodos basados en el temor, la obligación por la fuerza, la autoridad artificial y el engaño masivo impuesto como verdad absoluta, por la metafísica globalizada a partir de las grandes redes virtuales. Tal procedimiento destruye los buenos sentimientos, la sinceridad y la confianza en sí mismos, de los jóvenes. Cuando lo que importa es investigar nuestra esencia como seres humanos, nuestra conciencia en torno a la defensa de la dignidad. Por el contrario la metafísica del poder se propone como meta adiestrar para el emprendimiento empresarial en beneficio de la posesiva gula económica de los accionistas de las transnacionales que hoy dominan el mundo. Es decir de los depredadores de la naturaleza y la degradación de la vida sobre el planeta.

    Tal vez, a los jóvenes se les mata porque son independientes y sinceros en toda su expresión. Porque ser joven y no ser rebelde es una incoherencia o un síntoma de invalidez mental. Su crimen es no estar conformes con lo que les brinda esta gran compañía de accionarios de las transnacionales del crimen, que lo dominan todo en el mundo actual. Son rebeldes porque, a lo mejor, observan que esta sociedad es un acuerdo de esos accionistas en contra de la libertad y el desarrollo del conocimiento. Un acuerdo donde la necesidad se impone aunque no sea necesaria. Donde se hace imperativo realizar determinadas mercancías cuya producción es anárquica y donde la única ley de regulación es la competencia desmedida como único principio ético.
    En esta sociedad donde el consumo se adecua como sofisma contra el desarrollo de auténticos saberes. El joven no está a gusto bajo el dominio de unos gobernantes mañosos que se presentan como ejemplos a seguir, como autoridades a las que hay que obedecer y tratar lisonjeramente, como si sus actuaciones fuesen paradigma de virtud. Ejemplo de buen comportamiento.
    La exaltación de la fuerza bruta como una misión empresarial, es la filosofía y la visión de los empresarios que producen la nociva mercancía que los arropa de poder. Ellos no inscriben su industria ante la cámara de comercio, sino que protegen la inversión de sus inmensas ganancias bajo nombres asociativos que los cubren de prestigio y buen nombre ante los poderes que administran y protegen sus bienes, su propiedad privada sobre los medios de producción. Su imagen virtual, es lo que se impone como opinión pública. Ellos son “las fuerzas vivas” de la ciudad. Los únicos que tienen corazón de patria. Los llamados por sus medios masivos: “ciudadanos de bien”.
    En un país donde el que asesina realiza un servicio, donde el que dispara vende una mercancía, donde dar de baja a un indigente y presentar su cadáver con un arma encima es premiado como una acción positiva, donde el criminal asiste a su labor como siervo de la gleba que obedece a su señor, a su patrón, donde cumplir es dejar tendidos en la calle un número determinado de jóvenes desangrados, qué perspectivas quedan en el horizonte, sino el sofisma mediático que enloda el pensamiento y degrada la esperanza en un mundo digno de ser habitado por humanos.
    ¿Cuándo se da la palabra a los jóvenes que no se arrodillan ante el poder ni entregan toda su energía al servicio de los tiranos? ¿Quién profiere o escucha y acoge, la palabra que despierte los sueños de nuestra juventud? ¿Quién estimula en los jóvenes el cultivo de la solidaridad, el anhelo y el deseo de aprender haciendo; para así ser feliz, vivir con dignidad y transformar el mundo? ¿Quién en nuestro miedo ambiente propone una escuela para humanizar y liberar a los jóvenes de toda atadura y opresión? Por lo menos los más beneficiados con la producción de mercancías nocivas para la vida y degradantes para la humanidad, y quienes protegen su propiedad privada, no lo van a hacer. Ellos son los que en el pasado reciente sacaron adelante la idea de crear escuelas de sicarios y oficinas de contratación para sus graduados.
    “Todo amenaza con la ruina al joven: el amor, las ideas, la pérdida de la familia, la entrada en el mundo de los adultos. Le es duro aprender cuál es su lugar en el mundo”.
    Paul Nizan (“Adén-Arabia”)
    Nadie mejor que los jóvenes puede dar testimonio fiel de lo que esto significa. Pero en esta ciudad donde la muerte criminal corretea desatada, en muchos casos los niños no alcanzan a ser jóvenes y los jóvenes no alcanzan siquiera los 20 años de vida. Pero eso no lo dice la hoguera rectangular. La causa de los niños y jóvenes de Cartago, no es la de los que pautan en internet, no es la causa del que impone la idea de un mundo globalizado, el mundo de las mercancías, como el mejor de los mundos. Un mundo donde la mercancía dinero se impone por sobre todas las cosas, como esplendida soberanía del universo.
    Ese vendedor de sofismas que se presenta a través de los medios masivos de difusión con la fijación de convertirse en dios dinero. El dios espejo donde se miran todas las mercancías, es un ser abstracto que nos invade, de la misma manera que el efecto de los alucinógenos se apodera de todo el sistema nervioso de los jóvenes que añoran evadir esta cochina realidad carente de oportunidades concretas para los desposeídos.

    Versos que cantan como pájaros
    No soy ese pájaro,
    Soy el que mira sumergido en el aire.
    Soy un perseguidor de pájaros y colores,
    de texturas y sombras,
    de relámpagos y estrellas al amanecer.
    Cuando no los hallo, los trazo en mis tímidos versos.
    Estos son la persecución de ese puente mágico
    lleno de colores,
    yo mismo soy el producto de sus asombros,
    de su búsqueda constante,
    de su mirada transparente
    me siento el heredero de un mundo iluminado por el mito
    y opacado por la crueldad de quienes esgrimen la razón
    como fuerza para sustentar la atmosfera de su injusticia como imperio.
    Autores de aquellas prisiones donde impera el miedo
    Espacios donde la poesía siempre ganará la partida.

  6. Pensamiento contemporáneo en tierra caliente
    Por
    Jorge Diaz
    El principio supremo, la fuente de vida primigenia, la causa material de la existencia, la energía que mueve la naturaleza, la fuerza que guía el mundo, está en la contradicción que habita todas las cosas.
    La energía natural de la materia existente, la causa del constante movimiento de la materia, la esencia que nos mueve y que no es perceptible a través de los sentidos, ese ser que nos permite pensar y ser conscientes de que lo estamos haciendo. La esencia que nos abre caminos en el campo de las ideas con un lenguaje propio de los humanos. La energía es el aliento que nos permite estar vivos.
    Qué es lo real. Qué se oculta detrás de los movimientos de la naturaleza que no logramos explicarnos porque no logramos ver cuál es su origen, su punto de partida inicial. La naturaleza de la realidad o de lo existente es una de las primeras preguntas que se hace el hombre cuando empieza a pensar. Qué es lo que existe que no vemos, ni podemos percibir con los cinco sentidos? ¿Por qué los rayos vienen de arriba? Por qué el viento es invisible y de dónde saca su energía para mover las cosas? Dónde nace el viento que arrastra nubes y sacude árboles y como se desplaza por todos los lugares del planeta. Por qué el globo terráqueo se encuentra suspendido en el aire?
    De la necesidad de responder a estas preguntas, surge la ciencia. y a partir de investigar las causas materiales de todos los fenómenos de la vida y los movimientos de la naturaleza surge el conocimiento científico. El reconocimiento de la contradicción como punto de partida, como punto inicial del desarrollo de todas las cosas en el universo. Como la energía que mueve la materia, el pensamiento y la lucha de clases en la sociedad.
    Por supuesto que en la medida en que el hombre investiga y descubre, en esa medida el hombre expresa lo que le causa asombro, duda, curiosidad o admiración. Pero no todos los hombres están en capacidad de expresar sus descubrimientos por medio de conceptos. Son los filósofos y los científicos los que investigan y despejan dudas para expresarlas ya despejadas a través de conceptos. Pero el común de los hombres tiene que hacer uso del lenguaje cotidiano en el que ha sido formado para expresar sus hallazgos y manifestar sus asombros. Es así como los hombres cuentan la aventura de sus conocimientos, relatan las incertidumbres cotidianas y los triunfos alcanzados en la consecución de alimento para su cuerpo y aliciente para el desarrollo de su pensamiento.
    Otros logran desarrollar mucho más el don de la palabra y cuentan sus desventuras, sus glorias y sus hallazgos a través de imágenes salidas de los sueños o creadas en su imaginación a partir de la contemplación de todo lo que se mueve o aparenta absoluta quietud. Estos son los que ponen a rodar metáforas por el mundo, los que dan aliento a sus pensamientos en ríos de viento en torno a la hoguera. Otros tiene tal agudeza en la mirada y desarrollan tan hábilmente sus movimientos manuales que pintan árboles más admirables a la vista y el pensamiento que los que podemos ver a simple vista en la naturaleza. Otros vieron iluminada su idea de domar potros observando las figuras que crean las nubes y recreándolas en sus sueños.
    Por ello lo que el hombre sueña, imagina o canta; no puede ser dejado de lado en el desarrollo del conocimiento de la humanidad. El desarrollo de la cultura es el cumulo de todos los conocimientos en todos los campos del saber, que el hombre desde sus inicios hasta el instante presente ha venido elaborando. Nadie puede negar que la imaginación ha jugado un papel fundamental en el desarrollo del conocimiento. Antes de Parménides y Heráclito estaba Homero, Esopo y los rapsodas que iban de pueblo en pueblo, de vereda en vereda; cantando las divinas creaciones de poetas y cuentistas. Luego Sócrates alimento el desarrollo del pensamiento con los mitos que narraban estos artesanos de la palabra y enriqueciéndolos con sus interpretaciones por el camino del diálogo y la contradicción que aprendió de los pensadores que lo antecedieron. Platón, uno de sus discípulos, toma nota y luego relata esos diálogos o lo que recuerda e interpreta de esos diálogos. Por ello la poesía de homero el educador de toda la antigua Grecia, los mitos y las tragedias se encuentran de una u otra manera reseñados he interpretados por Platón en sus textos. Todo lo divino ha sido creado por el hombre y referenciado por Platón. Pero Platón también guarda silencio. Este filósofo es atrevido y se arriesga. Sabe los motivos por los cuales le fue arrebatada la vida a su maestro y conoce a los sofistas y sicofantes que lo sentenciaron. Pero también había tinieblas que alcanzaban su pensamiento. Nunca ha existido ni existirá un ser que lo sepa todo. Igualmente no existe un solo ser humano con todos los sentidos en regla que lo ignore todo. Platón achacó al ser sobre natural creado por sus antepasados las causas de lo que él no podía comprender desde su limitación material como ser vivo, como mortal. De ahí que el sol de lo divino sea el que lo saque de las penurias lingüísticas que tuvo que soportar. De allí que lo divino no solo sea una imagen solar, sino un concepto filosófico, que le consintió explicar lo que la investigación científica hasta aquel momento desarrollada no le permitía ver y comprender.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s